Dudan que salmones muertos hayan sido botados lejos de la costa y solicitan track de navegación de barcos basureros.

Con el propósito de verificar si realmente las naves autorizadas para verter 5 mil toneladas de salmones en descomposición realizaron este procedimiento a 75 millas náuticas del borde costero de Ancud, el Centro de Estudios Sociales de Chiloé (CESCH) solicitó a la Armada de Chile una serie de informes respecto al recorrido que realizaron los barcos de basura salmonera.
En Chiloé y la zona sur varios pescadores creen que los salmones muertos fueron vertidos cerca de la costa y que estos desechos serían los causantes de la mortandad de mariscos y de sardinas tanto en la costa pacífico de Chiloé como en Queule, Región de la Araucanía.
«Se vertieron 5 mil toneladas de desechos salmoneros al mar y luego aparece la marea roja más fuerte de la historia de Chiloé», sostuvo Denisse Alvarado, dirigenta de los pescadores Artesanales de Quellón, quien además denuncia que el gobierno protege a las salmoneras.

 

En Chiloé y la zona sur varios pescadores creen que los salmones muertos fueron vertidos cerca de la costa y que estos desechos serían los causantes de la mortandad de mariscos y de sardinas tanto en la costa pacífico de Chiloé como en Queule, Región de la Araucanía».


 

Por su parte, el director del Laboratorio de Toxinas Marinas de la Universidad de Chile, Benjamín Suárez, advirtió que con la actual marea roja “estamos experimentando el fenómeno más extenso y de mayor gravedad de la historia de la isla”.
“Es un problema muy complejo, casi imposible de predecir, pero ya tenemos información de las regularidades anuales de cuando estas cosas pueden ocurrir, y hay meses de mayor riesgo, justamente entre enero y mayo de cada año donde estas células proliferan y pueden, en algunos casos, dar lugar a presencia de toxicidad en los moluscos que las han filtrado y acumulado”, dijo en Radio Universidad de Chile.
Según el científico, este es un problema social, económico y biológico que se debe abordar de manera interdisciplinaria.
En tanto el Instituto de Fomento Pesquero, IFOP, Leonardo Núñez, descartó tajantemente que la marea roja que afecta a la región de Los Lagos, pueda ser relacionado con el vertimiento de salmones muertos. Desde el organismo técnico afirman que las características climáticas regionales están siendo influenciadas por el Niño 2015-16, uno de los más intensos en los últimos 50 años.
El Dr. Leonardo Guzmán, jefe de la división de acuicultura de IFOP señalo que por lo mismo, «el vertimiento de salmones a 130 km de la costa de Chiloé, no puede ser relacionado con estas floraciones. En el vertido al menos son dos componentes los que deberían ser tenidos en cuenta, una fase que entra en disolución y otra particulada representada por la carne de los ejemplares. Ambas fases son biodegradadas. La primera por los volúmenes considerados y la inmensidad del océano Pacífico, tiende a diluirse rápidamente, en tanto que fase particulada tendería a hundirse y a ser arrastrada hacia el norte y el oeste, dado los vientos imperantes durante el vertimiento. Ello fue simulado mediante modelación con las condiciones imperantes en el momento en que se realizó el vertimiento. No hubo señales en términos que los desechos vertidos pudieran ser arrastrados hacia la costa de la región de Los Lagos”, señaló.

Start typing and press Enter to search