El Amarillo: El pueblo que renació de las cenizas

Un ejemplo de restauración que recobra vida, a 13 años de la erupción del volcán Chaitén, Gracias a la Fundación Tompkins que impulsó el embellecimiento de esta pequeña aldea ubicada en la parte sur del Parque Pumalín, en la Región de Los Lagos. Un libro digital relata esta historia. Por: Marisa Polenta.

La erupción del volcán Chaitén en mayo de 2008 no solo afectó a la ciudad de Chaitén y la biodiversidad de los bosques y la fauna existente del entonces Parque Pumalín, perteneciente a la Fundación Tompkins Conservation. Pequeñas localidades y aldeas como El Amarillo, también fueron prácticamente sepultados por la ceniza volcánica y las inundaciones masivas. A pesar de que nadie murió como resultado de la erupción, el daño en la ciudad de Chaitén y en la localidad de El Amarillo fueron catastróficos.

Como consecuencia de este desastre la fundación liderada por Douglas Tompkins, impulsó junto a un grupo de vecinos de esta pequeña localidad, la restauración del pueblo. El desafío era claro: restaurar y mejorar cada casa lo mejor posible y en ciertos casos sumar nuevas construcciones que dotaran a El Amarillo de una mayor infraestructura que la potenciara como destino turístico, un proyecto que el conservacionista norteamericano tenía pensado para Chaitén, pero que fue impedido por las autoridades de la época.

Después de temporadas de trabajo perseverante, se restauró el pueblo y el acceso sur del Parque Pumalín. Hoy a 13 años de este trágico suceso, la Fundación Tompkins Conservation Chile quizó rememorar esta verdadera epoyeya publicando un libro digital que recopila la historia de este programa colaborativo, que permitió darle una nueva cara a El Amarillo a través de la restauración de fachadas y cercos, desarrollo de paisajismo, confección de señalética por artesanos locales, y construcción de nuevas infraestructura y espacio públicos.

Carolina Morgado, directora ejecutiva de Tompkins Conservation Chile destacó que el libro “fue comenzado por Douglas Tompkins antes de morir, por lo que tiene un significado muy especial para nosotros. Él tenía un cariño especial por este proyecto y esperaba que esta restauración además de generar orgullo local, fomentara el cuidado por la naturaleza, ya que las comunidades locales juegan un rol fundamental como guardianes de sus parques nacionales. Esperamos que esta iniciativa pueda inspirar a otras localidades”.

El libro

A través de atractivas imágenes de la fotógrafa Linde Waidhofer, el libro electrónico cuenta parte de esta historia y refleja el antes y después del proceso de restauración, incorporando el testimonio de los actores locales que formaron parte de la iniciativa. Pedro Asencio, uno de los vecinos que participó de la restauración, manifestó que “el proyecto sirvió para educar a la misma gente de acá. Ya no es como antes, que la gente botaba basura por cualquier lado.

La gente ahora mira de otra forma a los habitantes de acá. La gente de afuera viene a aprender, a mirar y a copiar. Es un ejemplo. Es otro mundo”.

Pedro Ascencio

El libro también incluye textos escritos por Douglas Tompkins: “Hoy el pueblo es tan lindo que los turistas se detienen y se quedan, en lugar de atravesar rápidamente. La prosperidad viene con orden y belleza, buen mantenimiento y una cara amable y alegre en la comunidad. Junto con su vecino Parque Pumalín, esta es una combinación ambiciosa, una apuesta ganadora por un futuro mejor”.

Puedes ver y leer el libro completo en:

Start typing and press Enter to search