El turismo de la zona central siente el impacto de los incendios forestales

Más de medio millón de hectáreas ya han sido arrasadas por los incendios forestales que aún mantienen al país en alerta máxima, todo esto, en plena temporada alta para el turismo nacional. Las pérdidas han sido gigantescas y en algunas zonas donde esperaban importantes la llegada masiva de turistas y veraneantes, prácticamente han dado por terminada la temporada incluso antes de empezar. Las regiones Metropolitana, de O’Higgins, Maule, BioBío y Araucanía son donde se han registrado las mayores pérdidas para su economía local incluyendo no solamente el turismo, sino también las industrias vinícola, forestal, ganadera y del agro.

Los primeros efectos comenzaron a sentirse en el Maule, donde empezaron a emigrar los turistas tanto por la mala calidad del aire como por la amenaza del fuego. En la comuna de Vichuquén, donde esperaban cerca de 50 000 turistas atraídos por la belleza de su lago, el fuego al frente de su borde costero ahuyentó no solo a visitantes, sino también a cerca de 15 000 personas que mantienen ahí sus casas de veraneo. Ante la estampida de turistas, el Municipio de Vichuquén decidió suspender las actividades programadas para el verano hasta que cese la emergencia forestal, aclara Mabel Reyes, encargada de turismo de la alcaldía.

Una situación similar se vivió en Constitución. «Se perdió el verano», dice Franklin Benavente encargado de turismo de la municipalidad, que se vio en la necesidad de suspender todas las actividades programadas durante febrero, incluída la Semana Maulina que se iba a realizar como es tradicional la última semana de febrero.

En su calidad de funcionario público, Franklin ha tenido que estar atendiendo las necesidades de los damnificados de Santa Olga, en vez de producir y organizar los eventos del verano en los balnearios de Constitución, más ocupado por damnificados que buscan refugio que de veraneantes. Asegura que la pérdida en el sector del turismo en toda la comuna es significativa, sobre todo para los pequeños empresarios que ofrecen servicios a los turistas y también para trabajadores, comerciantes y las comunidades locales que ven en el turismo una oportunidad no solo económica sino también social.

Pero desde el municipio de Constitución no se echan a morir y esperan que una vez que terminen los incendios, los chilenos se den cuenta que también pueden ayudar haciendo turismo, utilizando los servicios y disfrutar de la gastronomía local y de lo que no se quema con un incendio: la calidez de las personas.

 

En la comuna de Vichuquén, donde esperaban cerca de 50 000 turistas atraídos por la belleza de su lago, el fuego al frente de su borde costero ahuyentó no solo a visitantes, sino también a cerca de 15 000 personas que mantienen ahí sus casas de veraneo».

Humo

Específicamente en la región del Maule, los incendios han afectado el lago Vichuquén, la localidad de Aquelarre y también el atractivo turístico-patrimonial de la Viña González Bastías, donde parte de la plantación se quemó por el incendio proveniente desde la localidad de Nirivilo. El mismo pueblo patrimonial de Nirivilo, en la comuna de San Javier, se ha visto atacado por las llamas. En Cauquenes otro de los atractivos afectados han sido los viñedos y Ciénaga del Name.

“Estamos preocupados y ocupados en realizar todas las acciones que le competen a cada sector. Desde ese punto de vista, como Sernatur hemos estado monitoreando cómo se encuentran nuestros emprendedores y empresarios turísticos, junto con identificar los daños materiales y de atractivos naturales que se han visto afectados por los incendios”, sostiene la directora regional del Maule Carolina Reyes. “Respecto al impacto que esta situación pueda tener en el sector turismo, ese es un diagnóstico que tendremos una vez terminada la emergencia. Por ahora estamos monitoreando la actividad turística en los distintos destinos del territorio, en coordinación con los gremios locales y municipios”, concluye.

Según la funcionaria, el Estado ha desplegado todos los recursos materiales y técnicos disponibles para atender la crisis, desde el inicio de la catástrofe. Asimismo, el Gobierno Regional se ha desplegado en pleno en todos los lugares afectados por incendios y Sernatur Maule ha realizado sondeos diarios con empresarios turísticos para conocer el estado en que se encuentran, tanto desde el punto de vista humano como el de sus fuentes laborales.

Ante la emergencia, el ministro de Hacienda anunció un conjunto de 14 medidas para aliviar la situación económica de las personas que residen en las comunas declaradas como Zona de Catástrofe. Dentro de las medidas económicas anunciadas, se incorporan algunas asociadas al Servicio de impuestos internos (SII), la Tesorería General de la República y Banco Estado.

Por delante de las más de 560 000 mil hectáreas que aún siguen avanzando, el miedo de las personas por viajar hacia esas zonas se está reflejando, como es natural, en cancelaciones hoteleras y también en reservas de tours y excursiones. Andrea Wolleter, vicepresidenta ejecutiva de Fedetur es clara al respecto: “la gente no está yendo a los destinos que estén cerca de los incendios por seguridad, están cambiando fechas o están buscando otros destinos alternativos. Sin duda existirá un impacto importante”.

 

La gente no está yendo a los destinos que estén cerca de los incendios por seguridad, están cambiando fechas o están buscando otros destinos alternativos. Sin duda existirá un impacto importante”.

 

FUEGO 3

 

La región de O’Higgins -junto con el Maule- ha sido otra de las zonas más afectadas por el fuego. En Santa Cruz, los sectores de Yáquil y Patagua han sufrido pérdidas considerables. En la comuna de Navidad, famosa por sus playas y ser uno de los destinos favoritos para los amantes del surf, ha sido también fuertemente golpeada por la reactivación de distintos incendios. En Pupuya fueron evacuadas cerca de 100 personas, el fuego destruyó cerca de 10 viviendas, una iglesia y la calidad del aire ahuyentó, de igual forma, gran cantidad de turistas y veraneantes habituales de la playa de Pichilemu. Chorrillos ha sido otra de las víctimas por la inminente reactivación de llamas.

Manuel Díaz, director regional de Sernatur O’Higgins, asiente que “si bien nuestra región posee una situación actual muy compleja en cuanto a los focos activos de incendios, tenemos destinos que no se han visto afectados y están a la espera de ser visitados”. La Ruta arqueológica de San Vicente, Termas del Flaco, Chimbarongo (Convento Viejo) y el destino Lago Rapel (Zona de Interés Turístico ZOIT), no se han visto afectados directamente por el fuego. Díaz destaca que en la región, los sectores afectados corresponde a sectores forestales y casi ningún destino turístico afortunadamente, pero se ha generado una baja en las reservas por la situación general de incendios en la región. Respecto al impacto que esta situación pueda tener en el sector turismo, también asiente que será un diagnóstico que tendrán una vez terminada la emergencia. Por ahora, se encuentran monitoreando la actividad turística en los diferentes destinos del territorio en coordinación con los gremios locales y municipios.

La Subsecretaría de Turismo, dependiente del Ministerio de Economía, se encuentra trabajando en un plan de acción junto a la Federación de Empresas de Turismo (Fedetur) como una estrategia muy focalizada para apoyar a los destinos afectados “Hay que empezar a prepararse para cuando esto ya pase con mucha promoción y apoyo a estos destinos”, explica Andrea Wolleter.

En la Región del BioBío, Dichato y Cobquecura son hasta el momento las zonas más afectadas por el fuego y dos de los centros turísticos más importantes de la región con mayor demanda de visitantes. Según Alejandro Lama, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Chillán-Ñuble, afirma que las pérdidas en el sector costero de la región serían del más de 50% afectamendo irremediablemente la temporada de mayor demanda, actualmente en curso. A esto se suma la alerta amarilla que mantienen los volcanes Copahue y Nevados de Chillán ubicados en la zona. Sin embargo, espera que hacia fines de febrero la gente empiece a movilizarse hacia las playas cuando pase la emergencia, aclarando que la Cámara no cuenta con presupuesto para realizar una campaña de prensa que promocione los destinos siniestrados. Espera que la gente concurra sola a estos sectores, además de Las Trancas y la Cordillera.

HACER UN COMENTARIO

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search