Los desafíos de la planificación turística integrada

Cuando hablamos de desafíos y oportunidades en turismo, tenemos que referirnos a la importancia de la planificación y más aún si se trata de un destino ícono como el Parque Nacional Torres del Paine.

A fines del año 2020 comenzamos el proceso de actualización del Plan de Desarrollo Turístico Intercomunal (Pladetur) de Puerto Natales y Torres del Paine, lo que ha significado trabajar unidos por este gran parque. Esto nos lleva a pensar que nuestras comunas forman parte de un gran destino, ya que la actividad turística que se desarrolla traspasa los límites comunales, por eso la importancia de unir esfuerzos.

Este es nuestro segundo Pladetur, por eso esta planificación, que consiste en ordenar acciones y estrategias para lograr los objetivos, nos hace enfrentar las cosas de otra manera y aplicar lo aprendido en el proceso anterior. Hoy, en un escenario de pandemia donde la visitación del Parque Nacional Torres del Paine este año ha disminuido más de un 80% en relación al 2020, lo primero que se nos viene a la mente al pensar en metas para los dos primeros años de este Pladetur, es concentrar los esfuerzos que contribuyan a la reactivación del turismo y recuperar los niveles de visitación que existían antes de la pandemia, pero con un enfoque más sustentable de la actividad turística. Ya están definidas las acciones específicas, y estamos dispuestos a asumir los desafíos. El primero y más importante, es que se puede y se debe trabajar colaborativamente, a pesar de que hay tareas que corresponden a cada municipio, tenemos que pensar en cómo contribuimos al desarrollo de nuestras comunas, en beneficio del destino.

Desde nuestra experiencia hay que trabajar en un plan colaborativo pensando en el destino, y si no hay recursos disponibles, animarse a autogestionarlos desde las propias oficinas de turismo, acercándose a la academia que tiene orientaciones que pueden ayudar, y también a otras instituciones u organizaciones, según el territorio.

Cada actualización de un Pladetur es por un período de cuatro años, y en este proceso estamos trabajando con unidades técnicas de los dos municipios, la oficina regional de Sernatur y un equipo técnico y científico del Instituto de Turismo y del Programa Austral Patagonia de la Universidad Austral de Chile. Esta colaboración es fundamental dado que como municipios no contamos con un presupuesto propio asignado para el diseño ni planificación de un Pladetur, por eso debemos autogestionar estos recursos. Afortunadamente, para este proceso, salimos a buscar fondos y tuvimos buena respuesta.

En este proceso consideramos fundamental la vinculación con las áreas protegidas. En el primer Pladetur se incluyó un eje sobre Áreas Silvestres Protegidas, y lo mantendremos en esta actualización, sin embargo, desde una mirada más de colaboración que de incidencia, ya que creemos fundamental apoyar a Conaf en su trabajo de conservación y la relación de estas áreas con la actividad turística y sus comunidades. Sabemos que las áreas protegidas tienen dificultades en la planificación y estructura y aquí nosotros podemos hacer un aporte.

Hemos ido pasando etapas, y hoy contamos con este instrumento de planificación aprobado por ambos concejos municipales. Dentro del proceso se hicieron dos talleres participativos, uno para definir la imagen objetivo y otro para priorizar las iniciativas del Plan de Acción. Para alcanzar estos logros ha sido fundamental el equipo de trabajo que hemos armado, creando una mesa técnica con representantes de ambos municipios, Sernatur y academia, que se reúnen periódicamente para continuar este trabajo asociativo. Además de la participación en instancias como las primeras etapas del Diseño de la Estrategia de Comunidades Portal de la Patagonia chilena impulsada por The Pew Charitable Trusts y el Programa Austral Patagonia, que permiten articular iniciativas que transcienden incluso a la región.

Desde nuestra experiencia hay que trabajar en un plan colaborativo pensando en el destino, y si no hay recursos disponibles, animarse a autogestionarlos desde las propias oficinas de turismo, acercándose a la academia que tiene orientaciones que pueden ayudar, y también a otras instituciones u organizaciones, según el territorio. En estos tiempos, necesitamos creatividad, ampliar los límites, sumar fuerzas, como estos dos municipios que han sido capaces de planificar pensando en destinos, no solo en comunas. Porque la experiencia nos ha demostrado que se debe pensar en destinos y no comunas.

Mayo 2021

Por: Anabella González, Encargada de Turismo Municipalidad de Torres del Paine y José Luis Oyarzún, Encargado de Turismo Municipalidad de Puerto Natales.

Opinión apoyada por:

Start typing and press Enter to search